septiembre 11, 2009

A Ocho Años del 11-09



Hoy hace ocho años de una de las tragedias más impactantes de los últimos tiempos.

La caída de las Torres Gemelas de Nueva York.
Un evento que podría decirse, solo habíamos visto en los comics, dentro del plan maestro de una mente criminal.
Pero como suele pasar, la realidad supero a la ficción.
Sin grandes batallas, sin superpoderes, sin mounstros gigantescos ni villanos ególatras autoproclamándose dueños del mundo, nada mas allá del odio del hombre por el hombre, la autodestrucción de una especie y la irracionalidad de la humanidad.
Que sin embargo, dejo patente que los héroes si existen.
Como sabemos, los comics han reflejado siempre situaciones históricas y esta no fue la excepción, grandes artistas del comic norteamericano plasmaron sus versiones del 11-09, con mucho respeto, se crearon imágenes impactantes, donde el verdadero héroe se resumía en la fuerzas del orden de Nueva York y sus habitantes comunes, escenas en las que los más grandes superhéroes de ficción se vieron minimizados por los héroes de carne y huesos.
Imágenes que hoy forman parte de la historia.
En lo personal, dos de las imagenes que más se me hicieron más impactantes de esa serie de pin-ups realizados en aquella situación,es la de Alex Ross, de Superman admirando el cartel de los servidores públicos y la de Rob Haynes, Tim Townsend y David Self donde un bombero sostiene de la mano a un Captain America que esta llorando y semicaido, mientras que el bombero esta enterito.
En Mexico, como es natural, combatimos el dolor con la risa y la irreverencia... ¿Como olvidar esa imagen del recien estrenado Spider-Man fílmico preguntándose "Ah Chinga, ¿y las torres?"?


Hoy todo eso parece parte de un sueño, pero así como un desastre natural marco a la sociedad mexicana hace ya casi 24 años (dentro de ocho días recordaremos ese evento), este acto que parecería inconcebible en un hombre, marco a la sociedad norteamericana.
Recordemos hoy con un minuto de silencio a los caídos, brindemos tolerancia y perdón a los culpables y honremos a los verdaderos héroes... ¡Ah sí! Y una mención especial a los artistas que con su talento, pusieron su granito de arena para mantener la fe y los ánimos levantados.

No hay comentarios.: